*

X

3 señales de que estás perdiendo neuronas (neurodegeneración)

Salud

Por: pijamsurf - 06/26/2017

Estas 3 señales son indicadores contundentes de que estás acabando con la conectividad de tu cerebro

Con el tiempo el ser humano va perdiendo neuronas y, ya que el tejido cerebral es post-miótico, las neuronas que tenemos no se regeneran. Sin embargo, en algunas partes del cerebro adulto se llegan a formar nuevas neuronas (neurogénesis) y gracias a un fenómeno conocido como neurotropismo, el cerebro puede compensar la pérdida de neuronas creando nuevas conexiones neuronales. 

De cualquier manera, la neurodegeneración es un proceso del cual todos deberíamos de estar alerta y que podemos combatir realizando cosas como aprender nuevos idiomas o instrumentos musicales, hacer deporte, leer, tener relaciones sexuales satisfactorias, comer bien y demás. 

El doctor Chris Kresser ha identificado las tres señales principales para detectar tempranamente la neurodegeneración. Cuando las siguientes tres señales están ocurriendo paralelamente, es muy probable que el estado en el que te encuentras es neurodegenerativo.

 

Fatiga promovida por actividad cerebral

Esto, dice Kresser, puede notarse cuando persona que antes podía estudiar durante 3 horas seguidas empieza a sentir señales de cansancio a los 30 minutos o algo así, o también si te cansa hacer tareas muy sencillas como manejar, hacer cuentas u otros similares. Esto significa tus neuronas están perdiendo la capacidad de generar ATP.

 

Depresión

Kresser explica que en la depresión, el córtex frontal, la parte del cerebro que se dedica al pensamiento de nivel alto, la planeación y las metas, no está conectando bien entre sí y esto tiene la consecuencia de ir reduciendo las células del cerebro. Según el investigador, en muchos casos los antidepresivos no logran solucionar esto.

 

Mala digestión

La mayor parte de la actividad del cerebro se canaliza a lo que se llama el sistema pontomedular, cuyo principal conducto es el tronco cerebral, específicamente el nervio craneal parasimpático y el nervio vago, ya que el nervio vago controla la producción de enzimas, motilidad y secreción de ácido estomacal, entre otras cosas. Un cerebro que no está disparando bien, seguramente tendrá problemas digestivos. Esto puede estudiarse a fondo revisando la llamada conexión del eje cerebro-intestino (gut-brain-axis).

 

Aquí puedes leer sobre actividades que promueven la neurogenésis

Y en el mismo artículo, Kresser da algunas opciones para combatir la neurodegeneración

Te podría interesar:

'Le Clitoris': todo lo que siempre quisiste saber de este fabuloso órgano de placer (DOCUMENTAL)

Salud

Por: pijamsurf - 06/26/2017

Esta animación explora el universo de placer del clítoris

Le Clitoris es un multipremiado documental animado que nos llama a mirar de manera relajada el clítoris, su historia y su peculiaridad fabulosa como el único órgano dedicado exclusivamente al placer. Y es que el clítoris, que tanto ha sufrido en el patriarcado, es un órgano extraordinario, en algunos aspectos similares al pene, sólo que mucho más rico en terminaciones nerviosas, generalmente más grande y sin una función reproductiva.

El documental, realizado por un equipo de Montreal, nos señala que "lo que se ve es como un iceberg", apenas la punta de un universo de placer. El clítoris se extiende en la profundidad de su excitación. Si bien fue reconocido y visto de manera positiva en la antigüedad, donde el orgasmo femenino era recomendado, no fue identificado oficialmente hasta 1559 por el cirujano Realdo Colombo, algo así como el Colón de la geografía femenina. No obstante, el clítoris ha sido víctima de la politización del cuerpo, particularmente de la visión de la Iglesia y de la psicología freudiana, a partir de que en el siglo XIX se declaró que era un órgano inútil. De aquí, también, que se creara la idea de que el orgasmo y el pacer debían venir de la penetración vaginal, subsirviente al pene.

El poeta Octavio Paz se refirió al clítoris con derroche estético: "un obstinado botón eréctil escondido entre pliegues chorreantes", y también como "un rubí" y "una gota de fuego engastada en la noche" del pubis.

Por suerte, hoy en día el clítoris se empieza a reconocer y a celebrar cada vez más.